:: ¿A Dios no le gusta el sexo? ::


La Iglesia, con sus preceptos y prohibiciones, ¿no convierte acaso en amargo lo más hermoso de la vida? ¿No pone quizás carteles de prohibición precisamente allí donde la alegría, predispuesta en nosotros por el Creador, nos ofrece una felicidad que nos hace pregustar algo de lo divino? Estas preguntas sobre el sexo no se las hizo ningún activista de la revolución sexual, sino el mismísimo papa Benedicto XVI. A veces tenemos la impresión de que los mandamientos de la Iglesia son maneras de controlarnos, de amargarnos la existencia. Pero el fin es todo lo contrario. La Iglesia no rechaza el gozo como tal. A lo que se opone, es a la deformación que de él se hace cuando colocamos al placer como único centro de la vida. Porque así, lo único que se logra es privarnos de nuestra dignidad y deshumanizarnos. Estoy convencido de lo siguiente: seguir lo que Dios nos pide a través de su voluntad es el camino más fácil, más corto y más seguro a la felicidad. El ser humano no es un ángel, sino un ser viviente de esta tierra, hecho de espíritu y materia, y todo lo que hace y busca está cargado de pasiones. Sin embargo, como en todo, también en este ámbito es indispensable ponerse límites. Porque un placer descontrolado y excesivo termina enfermando al placer mismo. En cambio, cuando se utilizan las propias pasiones como un camino para amar, orientadas por la inteligencia, entonces se convierten en una oportunidad de autodonación y realización que enriquece todas las relaciones interpersonales. «No implica renunciar a instantes de intenso gozo, sino asumirlos como entretejidos con otros momentos de entrega generosa, de espera paciente, de cansancio inevitable, de esfuerzo por un ideal», asegura el papa Francisco. Dios, como buen Padre, se alegra cuando sus hijos se alegran. ¡Él lo creó todo «para que lo disfrutemos» (1 Tm 6,17)! El secreto es que lo hagamos amando de verdad con el corazón, y no sólo con los sentimientos; amando con la voluntad y la inteligencia, y no sólo con las pasiones. La madurez en una relación de amor llega cuando la vida afectiva se transforma en una sensibilidad que no impone ni echa fuera las grandes opciones y valores, sino que sigue a su libertad, brota de ella, la enriquece y la abre para buscar el bien de todos.


SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.

© 2016 por P. Adolfo Güémez, LC

  • Black YouTube Icon
  • b-facebook