SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

:: ¿Es bueno dar limosna a quien la pide? ::


Unos amigos se encontraban de misiones en una población. Eran unas misiones normales, sin tantos desafíos materiales. Por eso no se imaginaban recibir la lección que aprendieron. Fue en la primera casa que visitaron. La señora, al inicio, no quería dejarles entrar. Era dura, incluso grosera. Pero ellos perseveraron, hasta que les abrió sus puertas. Ya dentro, se dieron cuenta que la casa estabamuy silenciosa. – ¿Vive sola? – le preguntaron. – No, mis dos hijos viven conmigo. – ¿Y dónde están? – En su cuarto, ¿quieren conocerlos? – ¡Por supuesto! La señora los llevó al minúsculo cuarto, donde dos adolescentes estaban echados en su cama, no por pereza, sino porque ambos estaban afectados por una enfermedad genética que les había causado un severo retraso mental. El corazón de mis amigos se detuvo. Estaban frente a una situación muy especial. La conversación continuó, hasta llegar la pregunta que todos nos haríamos ante un cuadro así: – ¿Cómo le hace para mantenerlos, para ayudarlos? Entonces la mamá les explicó que su esposo vendía ollas de barro en el mercado del pueblo, y que ella, por su parte, se dedicaba a pedir limosna en los pocos tiempos libres que sus dos hijos le dejaban. – Padre – me dijeron los misioneros –, ¡nunca jamás voy a dejar de darle limosna a quien me la pida! ¡Qué fáciles hemos sido en juzgar a los otros: que por qué no trabajan si tienen fuerzas, que qué fácil es pararte en la esquina y pedir, etc.! Pero la realidad es que no tenemos ni idea de las circunstancias por las que cada persona atraviesa. Y así es. Detrás de cada limosnero hay una historia, una familia, unos problemas y dificultades que no conocemos. ¿Me toca a mí juzgarlo o ayudarlo? En una ocasión un joven me dijo: «Padre, cuando un pobre me pide limosna pienso qué puedo hacer por él. Y si lo único de lo que soy capaz es de darle una moneda, entonces se la doy.» Jesús nos mandó a amar a los demás como a uno mismo. Porque todos somos hermanos. De ahí nace la necesidad de ayudar a quienes podamos. Dar limosna es dar de lo que tenemos a los que tienen necesidad, y dar lo necesario a quienes carecen de ello. ¡Y hacerlo con una sonrisa! Pero dar limosna no es sólo dar algo, sino “compadecerse” de la persona necesitada, sentir con ella, llorar con ella, sufrir con ella. ¡Esta es la limosna que da paz al alma! «Recordando las palabras de Jesús el Señor, que dijo: “hay más felicidad en dar que en recibir”.» Hech 20, 35 No seamos fáciles en juzgar. Pensemos, más bien, en cómo nos gustaría que nos trataran si nosotros fuéramos los que estiramos la mano.

#Misericordia #Amoralprójimo

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.