:: Aprender a ser lo que soy ::

«Ay del hombre cuyo renombre es mayor que su esfuerzo», decía Silvano. Y es muy cierto, pues viviría en una mentira. Sin embargo, muchos de nosotros corremos el riesgo de vivir así. Esto se llama orgullo o vanidad. El orgullo tiene dos manifestaciones principales: 1ª. Creerse superior a los demás, o al menos, buscar esa superioridad. Los motivos pueden ser: clase social, dinero, cualidades físicas, intelectuales, espirituales… La persona orgullosa desprecia al prójimo como alguien de poca valía. Critica con frecuencia sus acciones y manera de pensar. Aparenta lo que no es, para que los demás piensen algo distingo de él. Cree que lo sabe todo y siempre tiene la razón. No acoge los consejos y correcciones de los demás. Justifica siempre sus errores. Da respuestas irónicas. ¡Y un largo etcétera…! 2ª. La peor manifestación es la confianza excesiva en uno mismo, en las propias fuerzas y cualidades, por encima de Dios. Esto parece lejos de la realidad, pero se da con más frecuencia de lo que uno cree. Porque la persona orgullosa termina creyéndose que lo puede todo, que tiene todas las cualidades, que se merece todo. Y ese “todo” incluye también a Dios. Incluso puede parecerle al orgulloso que no tiene ningún vicio ni defecto. Y esto mismo le lleva a ser más orgulloso todavía. «Creer que no se es orgulloso es una de las más claras manifestaciones de que se es.» Juan Clímaco Las dos manifestaciones jamás se dan por separado, sino que son las dos caras de una misma moneda. Inicia por una y siempre termina por la otra. Recordemos que, a fin de cuentas, fue el orgullo el pecado que llevó al mismo diablo a dejar de lado a Dios. Es el peor pecado porque, a fin de cuentas, nos roba lo más precioso que tenemos: la capacidad de amar y ser amados por lo que somos. Es urgente buscar la curación de esta enfermedad, pues ella misma hace inútiles y mata todas las demás virtudes que pudiéramos haber formado. La vía de sanación no puede ser otra que la humildad. 1º. La curación debe iniciar reconociendo la vanidad de la gloria humana, y la fortaleza de la gloria de Dios. Esto conlleva abandonarnos en Dios, en sus fuerzas y no en las propias, en saber que todo lo que hacemos es un don de Él. 2º. Este medio es más difícil, pero no por eso menos importante: rechazar todo lo que sea ocasión de vanagloriarte humanamente, lo que te dé fama y honores puramente humanos.

Esto no significa dejar de hacer cosas, o dejar de hacerlas bien, sino no hacerlas para la fama y honores. Y si tengo que elegir, dejo de hacer algo si lo que me mueve a ello es sólo la fama. Es tener la actitud que Cristo nos pide en el Evangelio: «De igual modo ustedes, cuando hayan hecho todo lo que les fue mandado, digan: “Siervos inútiles somos; hemos hecho lo que debíamos hacer”.» Lc 17, 10 3º. Conocerte verdaderamente, aceptándote como eres, con tus más y tus menos, y superándote por amor a Dios y a los demás. 4º. Un signo de la curación del orgullo es que no nos avergoncemos cuando seamos corregidos en públicos, no tener miedo a ser humillados o a reconocer que nos hemos equivocado. Así mismo, dejar de depender del “qué dirán” para hacer o dejar de hacer algo. No poner tanta atención a lo que dicen o no dicen de nosotros mismos. ¡Vivir así es vivir con libertad y paz!


SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.