SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

:: 4 formas de fortalecer tu matrimonio ::


«Si no estuviera casada por la Iglesia hace tiempo que ya me habría separado.» Es cierto que el sacramento es una fuerza que une más consistentemente a las parejas, sin embargo, la idea no es que se convierta en un instrumento de martirio, sino de desarrollo. Pero en un matrimonio donde no hay espiritualidad, no se dará jamás este crecimiento. ¿Cuáles son las 4 maneras de lograrlo? Veamos lo que la Amoris Laetitia nos aconseja. 1. Espiritualidad de la comunión sobrenatural El día en que unieron sus vidas frente al altar hicieron que su unión se convirtiera en el hogar de la misma Trinidad. De tal forma que su amor es una hermosísima manera de dar gloria a Dios. No sólo el amor romántico, sino también el de todos los días, en de sus sufrimientos, luchas, alegrías e intentos cotidianos. Es precisamente esa vida diaria, normal, la que da gloria a Dios. Es por eso que el matrimonio bien vivido es camino de santidad. 2. Juntos en oración a la luz de la Pascua Estamos acostumbrados a pensar que la oración es una tarea más personal que familiar. Pero no, pues «si la familia logra concentrarse en Cristo, él unifica e ilumina toda la vida familiar». De esa manera, todo sufrimiento, al vivirlo abrazado a Cristo crucificado, es sobrellevado con fe y esperanza. «En los días amargos de la familia hay una unión con Jesús abandonado que puede evitar una ruptura.» Y aún mejor: todo momento de gozo, de alegría, de descanso, ¡e incuso la sexualidad!, se convierten en una participación de la Resurrección de Cristo. El contenido de esta oración familiar puede ser decirle las cosas que preocupan, rogar por las necesidades familiares, orar por alguno que esté pasando un momento difícil, pedirle ayuda para amar, darle gracias por la vida y por las cosas buenas, pedirle a la Virgen que les proteja con su manto de madre. Pero el culmen es la participación de toda la familia en la Eucaristía, especialmente en los domingos. 3. Espiritualidad del amor exclusivo y libre Una de las grandes riquezas del matrimonio es el sentido de pertenecer por completo sólo a una persona. Cuando se casan, los esposos asumen el reto y el anhelo de envejecer y desgastarse juntos, reflejando así la fidelidad de Dios. Porque, como decía san Juan Pablo II, «quien no se decide a querer para siempre, es difícil que pueda amar de veras un solo día». El secreto para lograrlo no es aguantar, sino aprender a renovarlo desde el corazón todos los días: en la mañana, al levantarse, volver a tomar ante Dios esta decisión de fidelidad, pase lo que pase a lo largo de la jornada. Igualmente, al irse a dormir, esperar levantarse para continuar esta aventura, confiando en la ayuda del Señor. 4. Espiritualidad del cuidado, del consuelo y del estímulo La familia es el lugar donde se puede encontrar el amor incondicional. En ella encontramos refugio, consuelo y estímulo para todo momento de nuestras vidas. «Es una honda experiencia espiritual contemplar a cada ser querido con los ojos de Dios y reconocer a Cristo en él.» Además, para fortalecer tu matrimonio, no basta con casarse y engendrar hijos, sino que deben abrir las puertas de sus hogares a quienes lo necesiten, derramando en ellos nuestro amor, cuidándolos y buscando su felicidad.


PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.