SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

:: El sentido de la Semana Santa ::


Mark Mattson es un neurocientífico estadounidense que no ha desayunado en 35 años. Esto es sorprendente dado que el desayuno es un alimento que se considera imprescindible. Sin embargo, según afirma él, “una vez que te acostumbras, no es difícil”.

Su decisión de no desayunar no procede de motivos religiosos, sino de salud. Pero su ejemplo nos enseña que cuando uno tiene un impulso para lograr algo, no importa el sacrificio. Porque lo que da la fuerza para cumplirlo es el ideal, no lo que cuesta hacerlo.

Estamos por comenzar el Triduo Sacro. Se trata de un tiempo de oración y recogimiento especiales, pero que no tiene sentido en sí mismo si no se dirige a Dios. Porque sólo Dios es digno de nuestra adoración.

El problema es que muy fácilmente dejamos que las cosas exteriores tomen protagonismo, arrinconando poco a poco la importancia que tiene el Creador de esas cosas. Y, así, se termina perdiendo al mismo Dios en medio de todas ellas.

Cada una de nuestras tradiciones cristianas tienen un porqué y un para qué. Y de nosotros depende el redescubrir la importancia de este valor.

Seamos sinceros, cuando no se conoce el sentido de algo, entonces este algo pierde su trascendencia.

La Semana Santa es la oportunidad para renovar nuestra fe entera, dándole el sentido que tiene de verdad.

El Jueves Santo nos recuerda que lo esencial en la vida de fe no son sólo las normas, sino el amor con el que uno entrega el corazón. Durante este día Jesús nos invita a imitarlo, a hacer el bien a los demás como a nuestros amigos, a no fijarnos tanto en el mal que nos hacen, sino en el bien que podemos hacerles.

Durante la Última Cena Jesús nos deja el testamento de su amor: en el lavatorio de los pies y en la Eucaristía. Y, a través de éste, nos invita a amar como Él.

El único día en que no se celebra ni una sola misa en el mundo es el Viernes Santo, pues a lo largo de esta jornada acompañamos al mismo Cristo en su extenso camino desde su juicio hasta el Calvario.

El Viernes es el día que nos recuerda hasta dónde está dispuesto a llegar un amor verdadero, sin límites. Jesús nos da el ejemplo, y de nosotros depende el seguirlo.

Para el Sábado Santo la Iglesia guarda un respetuoso silencio, anonadada por la muerte de su Señor. Es un día para meditar en la esencia de la vida, en el fin de mi existencia. Todos, tarde

o temprano, estaremos también en una tumba. Y es contemplando el sepulcro de Cristo, como aprendemos que morir vale la pena si antes vivimos bien.

Y finalmente llega la resurrección, donde Dios deja bien claro que el mal no puede tener la última palabra. La alegría y la esperanza vencen sobre la tristeza y el dolor. ¡Dios está vivo y por eso es capaz de tocar mi vida!

No dejemos, pues, que estos días pasen como otros cualquiera. Vivámoslos como Dios quiere que los vivamos, siguiendo a Cristo, de su mano y aprendiendo de Él.

#SemanaSanta #Cristo #TriduoPascual

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.