:: Se vale llorar ::


«Los chicos no lloran solo pueden soñar…los chicos no lloran tienen que pelear…» La letra de esta canción lo dice todo: vivimos en una sociedad donde el llanto de los hombres se ve mal, “porque hay que ser fuertes…” Pero también el de las mujeres se juzga erróneamente, porque se suele pensar que son exageraciones o puras explosiones hormonales. El hecho está en que muchas veces no sabemos cómo aceptar y manejar una realidad tan humana como las lágrimas. Según algunos cálculos realizados en adultos, las mujeres lloran más de treinta veces al año, mientras que los varones no llegan ni a seis. Pero el llanto es una manera de comunicarnos, de poder expresar sentimientos, emociones o situaciones que no se pueden comunicar solo con palabras. De hecho, es el primer lenguaje que aprendemos, pues de niños llorábamos cuando necesitábamos algo: comida, juego, cariño, medicinas… Este sistema de comunicación tiene que ir tomando su lugar con el pasar de tiempo. Aprender a controlarlo. Obviamente sería ridículo que un adulto llorara porque tiene hambre. Como también lo sería que no llorara ante la muerte de un ser querido. Es obvio, no puede ser la única manera de manifestar nuestras emociones. Porque eso sería convertirnos en personas hipersensibles, susceptibles y exageradas. Sin embargo, tampoco hay que ser tan estoicos que lo inhibamos por completo. ¡Eso no está bien! Porque cuando el motivo corresponde a algo importante las lágrimas no sólo son convenientes, sino que se vuelven necesarias: ante un sufrimiento moral muy grande, una enfermedad muy dolorosa, el cierre de una etapa de nuestras vidas o, incluso, una alegría intensa e inesperada. A mí no deja de llamarme la atención que el mismo Jesucristo llorara ante la tumba de su amigo Lázaro (cf. Jn 11, 35). Porque el motivo era muy doloroso: su amigo había muerto. Y Jesús era tan ser humano como tú y como yo. Y cuando hay que llorar, ¡hay que llorar! Claro que hay peligros. Las lágrimas jamás deben ser utilizadas como medio para manipular a otros. Esto se da en los niños, que las más de las veces tienen tomada la medida a los papás. Pero también en los adultos, donde incluso inconscientemente, se apela a las lágrimas para generar compasión. Tampoco hay que permitir un llanto descontrolado: como cuando se llora de todo, o se tiene un episodio intenso que no podemos manejar, sea por rabia, impotencia, tristeza, ira, etc. Mis lágrimas son muy valiosas, por eso no las derramo ante el primer problema, pero no tengo miedo de hacerlo cuando corresponde. Porque el llanto es sanador, si se vive adecuadamente. Me dirás que en tu casa te acostumbraron a no llorar, y ahora te cuesta mucho hacerlo. Y yo te respondo que nunca es tarde para aprender algo. Si no sabes llorar, busca ayuda: de un amigo, un director espiritual, un terapeuta. Porque sin lágrimas la vida se vuelve seca. Asimismo, enseñemos a los niños a llorar. Permitirlo cuando el motivo sea justo, y ayudarles a controlarse cuando no lo sea. Termino recordando el proverbio irlandés: «Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las que no se derraman.»

#Llanto #Emociones

SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.