:: El sentido de todo ::


Hace poco estaba viendo una película y me llamó la atención uno de sus diálogos: «¿Para qué luchas, qué sentido tiene tu vida?» «Peleo para vivir», responde el protagonista. «Ese es el problema. Vives para seguir viviendo, sin otra meta, sin un ideal. Y eso se convierte en un círculo vicioso.» Nos suena obvio, vivir por vivir no tiene caso, pero, sinceramente, ¿tengo yo un sentido para mi vida? La sociedad tecnificada y globalizada fomenta este vivir por vivir. Somos víctimas de la cultura de lo inmediato, de lo instantáneo, sin esfuerzo. Tenemos "todo" tan a la mano, que pudiéramos pensar que no nos hace falta nada, salvo la última novedad de la moda. Urge que nos cuestionemos el sentido de todo, el fin de la propia vida. ¿Para qué hago lo que hago? ¿Me siento feliz con lo que soy, con lo que he logrado hasta ahora? Necesitamos plantearnos y elegir ideales y valores que nos trasciendan, que vayan mucho más allá de nosotros mismos, que sean más grandes que nuestra propia existencia. Sólo así podremos justificar nuestra vida. Sólo así no seremos víctimas del tedio y el aburrimiento, tan característicos de nuestro tiempo. Una cosa es clara: somos seres que necesitan de los demás y, por lo tanto, los otros también nos necesitan. Por eso mi vida no puede ser egoísta. Por otro lado, al vivir en una sociedad de lo inmediato, se nos olvida que no somos eternos, que algún día todo esto se nos acabará. Pasamos los días tan centrados en nosotros mismos, que no podemos ni imaginar lo que sigue después de este mundo. Tenemos que levantar la cabeza y ver más allá. Esta vida se acaba. Y se acaba pronto. Pero nuestra alma, después de la muerte, seguirá viva. Su fin, por lo tanto, no es solo disfrutarla, sino construir cada día una eternidad plena. Por eso Cristo nos pregunta: «¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?» (Mc 8, 36) ¡Ya estuvo bueno de vivir anestesiados, sin darnos cuenta de lo que de verdad estamos haciendo! No tengamos miedo a recuperar los valores y los grandes fines de la existencia verdaderamente humana. No tengamos miedo de tener a Dios como horizonte y objetivo. ¡Sólo así todo tendrá un sentido!

#Ideales

SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.

© 2016 por P. Adolfo Güémez, LC

  • Black YouTube Icon
  • b-facebook