:: Iphone 7 ::

- Ya quiero tener el iPhone 7. - Pero si todavía no sale. - Lo sé, pero me urge que salga. - Pero si acabas de comprar el 6 Plus... - Ya, pero el 7 traerá mejores características. Reconozcámoslo de una vez: tú y yo somos consumistas. Así es la sociedad en la que nos ha tocado vivir, y es muy difícil permanecer herméticos frente a su influencia. Somos conscientes de que ninguna cosa material puede satisfacer nuestra existencia. Que por más objetos o placeres que tengamos, no bastarán para darle sentido y gozo al corazón humano. ¡Pero no nos sentimos capaces de renunciar a lo que el mercado nos ofrece! Sabemos que este ritmo de consumo no puede ser bueno para nuestro planeta. ¡Nos lo estamos acabando! Pero hemos crecido en un contexto de altísimo consumo y comodidad que vuelve difícil el desarrollo de otros hábitos. El Papa Francisco nos invita a una nueva educación que nos ayude a superarlo. E insiste en recuperar los distintos niveles del equilibrio ecológico: el interno con uno mismo, el solidario con los demás, el natural con todos los seres vivos, el espiritual con Dios. Esta educación ha de ser para todos los niveles. Familiar: Enseñando y cultivando los primeros hábitos del amor y el cuidado de la vida. En la familia se aprende a usar las cosas, a mantener la limpieza y el orden, así como a respetar a todo ser vivo. Social: Aprender, empezando por la propia casa, a generar leyes y normas que custodien el ambiente y las relaciones de solidaridad, responsabilidad y compasión. Moral: todos sabemos que para un cambio cultural no bastan las normas jurídicas. Ellas, a la larga, no producirán por sí mismas el efecto deseado. Hace falta hacer que la mayor parte de los miembros de la sociedad las acepte, a partir de motivaciones adecuadas, y que reaccione desde una transformación personal. Sólo desde del cultivo de sólidas virtudes es posible la donación de sí en un compromiso ecológico. Personal: la Laudato Si’ –que estamos comentado– sabe que esto no se puede quedar en lo abstracto. Por eso nos da ejemplos muy concretos: abrigarse más en lugar de afectar al ambiente con la calefacción, evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias. Claro que todo esto conlleva sacrificio, pero es una maravillosa oportunidad para mostrar lo mejor del ser humano. «El hecho de reutilizar algo en lugar de desecharlo rápidamente, a partir de profundas motivaciones, puede ser un acto de amor que exprese nuestra propia dignidad.» «Además, el desarrollo de estos comportamientos nos devuelve el sentimiento de la propia dignidad, nos lleva a una mayor profundidad vital, nos permite experimentar que vale la pena pasar por este mundo.» Debemos pensar que esos esfuerzos van a ayudar a cambiar el mundo, porque él está hecho de personas como tú y como yo. Y sólo si cambiamos nosotros, cambiará el mundo.

#Materialismo #Educación

SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.

© 2016 por P. Adolfo Güémez, LC

  • Black YouTube Icon
  • b-facebook