SACERDOTE Y AUTOR

SACERDOTE Y AUTOR

PADRE ADOLFO

:: Un sacerdote se enamora de una mujer


«Lo he pensado mucho y creo que es el momento de hacerles conocer esto que, para algunos será una noticia amarga e inesperada. Pero otros, en cambio, lo verán como la lógica de un hombre que quiere ser en verdad libre.» Así comienza una nota en su blog personal el padre Fabián Castro. Y es que no es fácil perseverar cuando se es sacerdote. Requiere de mucha entrega, dominio, desprendimiento. ¡Y sobre todo de una enorme cantidad de amor a Dios y a los demás tanto como a uno mismo! Por cierto, su nota no es para anunciar una tragedia, sino simplemente para dar la noticia de que «quiero seguir ejerciendo el ministerio del sacerdocio en beneficio del Pueblo de Dios porque creo que Jesús me llamó para eso. Y lo quiero seguir haciendo porque soy libre y a mi libertad quiero serle fiel». Así es, el padre Fabián anuncia que persevera, no porque acabe de superar una crisis, sino porque a todos nos viene muy bien volver a expresar nuestro deseo de permanecer fieles a Dios. Sea la vocación que sea. Por supuesto que las excusas para abandonar su ministerio nunca le han faltado. La más fuerte fue cuando llevaba cuatro años de sacerdocio y se enamoró de una mujer. Sí, de una mujer, porque los sacerdotes también somos hombres y tenemos corazón. «Pero cuando llegó el momento de elegir entre ella y Jesús (que es a quién le había consagrado mi vida) no dudé. El que no haya dudado no quiere decir que no haya llorado en los rincones con el corazón roto en mil pedazos y una angustia por querer acariciar una piel que no podía ser mía. El tiempo, y sobre todo la distancia, fueron sanando esa parte afectiva de mi corazón.» Los sacerdotes no somos héroes porque no nos casamos, así como tampoco lo son los maridos porque permanecen fieles a sus mujeres, a pesar de las tentaciones. Lo que da sentido a nuestra vida y a la de todo cristiano, es el amor de Jesús. ¡Nada más y nada menos! «Es que yo no abracé el sacerdocio porque no me gustaran las mujeres o porque no quería formar una familia y tener hijos. Todo eso lo deseaba, pero lo renuncié por un amor más grande al que quería darle mi vida.» Todo esto, el sentimiento y la renuncia, sumado a enfermedades como «ataques de hígado y gastritis que me dejaron los campamentos y convivencias con jóvenes» así como una diabetes originada por el estrés. Y sin embargo, «si hoy me estuviera por ordenar y me advirtieran que en mi futuro se vendrían estos achaques corporales, no lo dudaría un instante… volvería a elegir el sacerdocio». A veces culpamos a Dios de las dificultades por las que pasamos –por lo demás tan normales como las de cualquier otra persona–, pero el padre Fabián decidió que ni mil dificultades pueden hacer una duda: «Les tengo que contar más. Muchas veces me enojé con Dios. (…) Pero sigo siendo sacerdote porque toda esta historia comenzó con una certeza: Él puso su mirada sobre mí, me habló, me enamoró…» Vivimos en un mundo donde se celebra la infidelidad, donde el cambio de opciones fundamentales no se ve como algo importante, sino como una decisión más. Pero aún así sigue habiendo personas que quieren permanecer fieles a sus compromisos, como los miles de sacerdotes al estilo del padre Fabián y los millones de matrimonios que luchan día a día por hacer crecer su amor. Vale la pena perseverar. Porque lo único que da sentido a esta vida es amar con verdad y para siempre. (La nota completa la pueden leer en http://padrefabian.com.ar/comunicar-noticia-muy-intima/)


PUBLICACIONES DESTACADAS
BUSCAR POR CATEGORÍA
PUBLICACIONES RECIENTES
BUSCAR POR TEMA
No hay tags aún.